jueves

Cuando llegue el fin de los tiempos.


Cuando llegue el fin de los tiempos.
Mario Flores
(Poesía. 2017)


Cuando llegue el fin de los tiempos

Cuando llegue el fin de los tiempos
estaré ebrio
de estrellas.
Me sentaré en la esquina de siempre
y te enviaré la última señal de humo.
Daré play a la última canción
y murmuraré lo que dice, en secreto.
Miraré caer el último pájaro eléctrico
y oiré cómo desciende la última persiana del último kiosco
en los confines del barrio.
Te pensaré por última vez
mientras contemplo el último atardecer
del último día.
Se me ocurrirá, quizás,
una idea genial que salve mi futuro
y será ya inútil.
El cielo tendrá el último color
y todas las cosas dolerán más
y solamente entonces,
cuando el último rostro de mi último cuerpo
empiece a desvanecerse,
dejaré que te diluyas
en el resto del océano
abandonando de una vez por todas
mi desastroso universo.



Parque de juegos

mi niño interior agoniza lentamente
como todos los niños siente hambre
y es capaz de devorar
toda bestia que se le cruce
como todos los niños se aburre a veces
y tiene fuerza suficiente
para construir hermosos castillos
con el simple propósito
de verlos hermosamente caer
como todos los niños teme a la noche
y avista salvajes monstruos donde no los hay
como todos los niños inventa su propio lenguaje
y se aísla del mundo
cerrando sus ojos y oídos
y tararea
Darling you gotta let me know
should I stay or should I go?
mi niño interior crea pesadillas con tierra y saliva
y les da vida
hasta hoy
somos todos presas
de esas criaturas fantasma
que andan por ahí dentro
disfrazados de héroes de animé
y con máscaras de cartón pintado.
mi niño interior es un monstruo
adicto a la oscuridad
como todos los niños se ríe descaradamente
de perversa alegría
cuando enciende la mecha
que provocará el fin del mundo.

sábado

Columna Norte.

(Foto: Mario Flores)

Columna Norte. Antología de poetas de Jujuy y Salta.
Poetas:
Jujuy: Daniel Burgos, Fabián Mamaní, Federico Leguizamón, Paula Soruco, Lía Sosa y Elizabeth Soto.
Salta: Fernanda Salas, Fernanda Álvarez Chamale, Flor Arias, Juan Díaz Pas, Rodrigo España y Mario Flores.
Compilador. Pablo Espinoza

(Coedición entre Almadegoma Ediciones y 27 Pulqui).

martes

Póster #1


El futuro no existe


El futuro no existe.
Fernanda Salas
(Poemas, 2016)



 

Elefantes que crecen:

30 años.

Elefante y gato

en el techo

(no tenemos tejado)

Ya no soy

una niña.

30 años

me acusan.

30 años

me señalan:

Sé mujer.

Sé una mujer.

Sé un pájaro, niña.

Volá.

Rajá.

Salí.

Sé cuerpo.

      Juego.

Elefantes livianos

como gatos

en el cielo

(no tenemos techo)

7 vidas.

30 años.

7 vidas.

30 años.

7 vidas.

 

30 años.

La vida siesta.


La vida siesta.
Pablo Espinoza.
(Dibujos, 2016)

Quince minutos con vos. Fanzine online de poemas. Autores varixs.




domingo

Cualquier deporte.

Cualquier deporte.
Fabián Mamaní.
(Poesía, 2015)


EL ASCENSO
I

Caminamos perdidos
y aunque ya no queden galletas
la moral está muy alta.
Encontramos lagunas escondidas en las montañas,
aves aterradoras
que apenas nos vieron huyeron aterradas.
Pensé en la belleza de las almas solitarias
pensé en el hambre mientras anochecía.

II
Avanzamos lento en la oscuridad
tanteando cada paso como si fuese un campo minado.
Aunque si hubiesen bombas no importaría,
el cuerpo se adormece en la búsqueda,
cuando no sabés el “dónde-estás”
se pone en juego el “quién-sos”.

III
Eze me toma de la mano

y si alguien me toma de la mano
recupero la fe en el mundo.
Le pregunto si cree en Dios
me responde que a veces.
Ezequiel dice que resignemos la búsqueda del Yeti,
que sin darnos cuenta entramos a otro universo
donde hay cosas más luminosas que el sol,
que al parecer
estamos muriendo


o a punto de despertar.



CERTEZA

Te digo la posta, lo mío no es la poesía

lo mío es la vagancia,
lo que pasa es que una lleva a la otra
y yo floto en la corriente.

Nunca voy a trabajar para un Banco
y es la única certeza que tengo.
Creo que prefiero tener una banda punk hasta los 40
aunque sólo haga covers
y eso implique muchas cosas.


miércoles

Captcha, poesía para diferenciar máquinas y humanos.




Publicación online exclusiva para la Primera bienal de arte alternativo, Jujuy 2014.
Poetas: Elizabeth Soto, Meliza Ortiz, Fernanda Salas, Fabián Mamaní y Pablo Espinoza.

martes

Muchacha indie.


Muchacha indie.
Poesía. (2014)


Últimos.

Conseguimos los últimos pasajes y ahora viajamos en asientos separados.
Desde aquí te veo, inalcanzable, con los auriculares puestos
y quiero creer que estamos
escuchando la misma
canción
que por un minuto cuarenta y siete segundos coincidimos
en un espacio/tiempo
lejos
de este colectivo adormecido por la lluvia
de tu mal humor
de mi frustración crónica
de tu novio
de los amigos en común
y de toda esa gente que ahora debe estar esperando
vernos llegar
victoriosos
cargando el trofeo
del primer lugar.

La pandilla de mi barrio.

Los chicos de la pandilla de mi barrio se quedaron en los ochenta.
Cobras.
Cadenas.
Tatuajes temporales.
Calaveras bordadas en camperas vaqueras.
De día escuchan música fuerte,
entrenan con nunchacus
y asustan a los vecinos.
De noche sueñan con anarquía y chicas malas que lloran por ellos.
Una vez por semana se reúnen
en casa
de alguno de los miembros de la pandilla
para ver
The Warriors
en dvd
remasterizada
con imágenes extras

y comentarios del director.

Literatura para principiantes.


Fabián Mamaní.
Poesía (2013)



TURBULENCIAS DE DICIEMBRE

Diciembre dispara sus huellas nuevamente.
Turbulencias.
A la tarde dormí, soñé con vos
Era un sueño distinto a los demás, 
Todo muy nítido, en colores, 
No había nada surreal.
Te encontraba en el baño del colegio.
Te dije que teníamos que hablar, 
Vos no querías, estabas cortante
Te dije que teníamos que terminar de una vez por todas y para siempre.

Cuando te estabas retirando tome tu brazo y te bese, 
Muy fuerte, casi a la fuerza, todo muy apasionado
Hacia pausas y te decía: tiene que ser aquí y de esta forma.
Empezás a ceder.
Hacemos el amor, 
Posta que era todo real.
Al final mientras te vestís me decís que es la última vez
Yo te respondo lo mismo. 
Y por primera vez me voy antes que vos.

Cuando despierto, en la radio y en la televisión hablan de lo mismo
Los militares tomaron la casa Rosada
Policías acuartelados esperan órdenes.
Las calles de la ciudad son un caos
hay saqueos en casa de electrodomésticos y casas de deporte
Eso no es hambre pienso.
Más tarde informan que hay 12 muertos en la provincia.
Yo también me siento muerto, muerto pero liberado.
Hoy te solté la mano en sueños, 
Tarde, Pero al fin y al cabo te solté la mano.
Nos dijimos adiós de la forma más sana.

Sigo escuchando la radio, todavía desde la cama.
Un flash informativo interrumpe nuevamente para 
Informar y alertar a la población, 
"se ruega no venir al casco céntrico, 
Y a los que están ahí, dirigirse a sus casas"
Es como un llamado para mi
Donde hay movimientos quiero estar.

Hoy nos despedimos para siempre, 
Comprendí que aunque no te viera en 20 años
Aunque no te volviera a ver en mi vida, nada cambiaría
Estoy seguro que vos también soñaste lo mismo,
que sentiste el mismo sabor que yo,

Gritos, tiros y piedras a mi no me tocan
Estoy como nuevo, listo para lo que viene
Tal vez mañana el periódico tenga mi rostro
Tal vez mañana no se diga nada de mí 
La vida ya me tuvo en la vidriera mucho tiempo.
Hoy es el día para salir afuera
Y soñar con una revuelta.

No somos indies.


Poemas Fernanda Salas.
Dibujos Pablo Espinoza.

Coedición con Killa Producciones, salta. (2013)


*
Te gusta, no?
Verme frágil.
Eso te calienta.
Abrazarme
protegerme
cuando digo que nadie me quiere.
Soy un tul donde se confunden las tramas.
Me acusás de alimentar tus perversiones

y me decís corazón.

*
Ya no puedo trenzarme el pelo,
es decir, no debo.
los años pesan:
en mi cabeza,
en mi cuerpo,
en mis descisiones.
Trenzo palabras, objetos, deseos,
el sexo fuerte que a veces llega.
En mis casi treinta
trenzo
mientras me desanudo.



jueves

Mundo Kronchy.


Fernando Espinoza.
Humor gráfico (2012)




(Una herida al corazón)



La luz del tiempo. (Un cuento hecho pedazos).


Elisa Barrientos.
Cuentos (2013)


La casa

Construya en su imaginación grandes planos de rejas roídas y oxidadas, para unas enormes ventanas que se cierran en habitaciones vacías. Luego, cuélguese de las molduras amarillentas de paredes llenas de formas antojadizas escondiendo en sus enormes manchas de humedad figuras diversas…
Si pudiéramos abrir los brazos, nos colguemos de las aspas del ventilador de techo y demos vueltas y vueltas, porque el aire es tibio y la luz tenue. Después, nos desparramemos por las figuras talladas en una puerta desgastada en azul donde la madera viva y descolorida de su piel nos devuelva a la vida conciente del relato porque algo o alguien las desgarró de grandes arañazos.

La realidad
A Juan José

Semántica personal del nosotros, del querer y del pensar, que hacen decir:
“Hay una casa deshabitada, al final de la calle del zanjón; el día es de afuera y en ningún lado hay nadie.

El aire esta quieto y el polvo lleno del piso no dibuja mis pasos, no se contenta de mi, no me veo, no estoy, no soy… y la luz que se entrevera en paredes de blanco, no me define, no me da su día. Si no hay forma no hay sombra? Y el zanjón es un tajo verde que me canta en pájaros invisibles... Ya no quiero sentir!”

martes

Cuadernos de un luchador mejicano.


Pablo Espinoza.
Poesía (Edición definitiva 2010)


“No tengo ganas de tener destino.”

Maria Elena Walsh.


Juntar diecisiete lagartijas. Ni una más ni una menos.
Diecisiete lagartijas en una bolsa de papel.
Abrirlas una por una. Descubrir que ninguna esconde entre sus tripas la fórmula de la felicidad eterna.
Encontrar sólo piedras
y pedazos de vidrio (y alguna que otra moneda).
Arrojar los cadáveres en pedazos al agua para comprobar que las lagartijas descuartizadas no saben nadar.
Limpiarme sin demasiado esmero las manos en la remera que me regalaste.
Buscar otra bolsa.
Pensar en algo más grande.
Elefantes, tal vez.
O camellos.
Hola. ¿Cómo te diste cuenta de que no estoy bien?                                             


*
Me embola el celular sobre la mesa cuando hablamos.
M embola el humo del cigarrillo.
Me embola el tipo de la mesa del frente que no te saca los ojos de encima. (Me embola no tener un hacha).
Me embola no decirte lo que realmente siento.
Me embola no decirte nada.
Me embola decir que sí,
que está bien,
que me perece buena idea esto de no vernos más cuando lo único que quiero es pedirte que te quedés conmigo para siempre.
Me embola no saber quién te llama.
Me embola saber quién te espera.
Me embola quedarme así,
con dos tazas vacías de café barato
un cenicero lleno
y la seguridad de que más tarde otra vez la noche y su manzana poblada de gusanos verdes y amarillos.




Calidoscopio, antología viajera.


Autores varios
Poesía (2010)

Mi amiga se esconde.


Pablo Espinoza.
Poesía (Reedición 2009)

Ojalá fuésemos superhéroes.


Pablo Espinoza.
Poesía (Reedición, 2009)

Calidoscopio, invitación al vuelo.


Autores varios.
Poesía (2010)

Poetas 3D.



Autores varios.
Poesía (2009)